Muchas veces, en este planeta nuestro, ocurren acontecimientos bastante extraños.. difíciles de explicar a priori.. bien es cierto que algunos a pesar de muchas investigaciones y del paso de los años siguen teniendo interrogantes y enigmas abiertos. Sin embargo, muchos de esos sucesos “raros”, pronto muestran la acción humana detrás.

La ciencia, la humanidad en general, ha avanzado con un amplio porcentaje de ensayo – error, y a veces, como ya sabemos, la sucesión de errores es muy superior a la de aciertos.

Dugway es un emplazamiento bastante perdido del estado de Utah en Estados Unidos. Un lugar un poco dejado de la mano de Dios donde viven poco más de 2.000 personas, en 343 casas y aproximadamente unas 265 familias.

A las 12.30 del mediodía del 17 de marzo de 1968. El director del contrato ecológico de la Universidad de Utah con Dugway, un tal Dr. Bode llamó a Keith Smart, el jefe de la sección de ecología en Dugway para informar que 3000 ovejas estaban muertas en el área. En las siguientes horas y jornadas, se llegan a contabilizar entre 6.000 y 6.500 ovejas que perdieron la vida en un radio de algunas decenas de kilómetros.

 

El 6 de febrero de 1942, el Presidente Roosevelt firmó el traspaso de 126.720 acres de tierras, en el condado de Toele, a 85 millas al oeste de Salt Lake City en Utah, al Departamento de Guerra, se trataba de un área elegida por el Mayor John R. Burns para levantar un centro experimental de armas. Seis días después quedó establecido Dugway Proving Ground el cual fue puesto en servicio el 01 de marzo como campo de pruebas del ejército.

En agosto de 1942, estaban listas las facilidades básicas del centro y quedaba autorizado para cumplir con las necesidades que demandaban la prueba de armas y de sistemas de defensa incluyendo armas químicas, biológicas y de destrucción masiva. Los principales proyectos iniciales fueron la prueba y perfeccionamiento de armas incendiarias y químicas. También probaron el efecto de morteros, lanzallamas, agentes tóxicos, sistemas de dispersión de químicos, armas biológicas, antídotos contra agentes químicos y ropa protectora.

Dugway, con la segunda guerra mundial en auge se convirtió en un centro de experimentación en todos los sentidos.

Por ejemplo fueron construidas pequeñas ciudadelas de casas de madera utilizando los mismos modelos y materiales empleados en Tokio. Casas de madera de uno y dos pisos con mucho empleo de cartón y madera, alineadas en 12 hileras de 24 casas. Fue imitado el ancho de las calles, y la disposición típica de los conglomerados urbanos. Las casas incluían los techos de zinc y de tejas y dentro los típicos tapetes tejidos con fibras de arroz llamadas «tatami» y los paneles de madera recubiertos con papel de arroz llamados «shoji» que sirven como divisiones y puertas corredizas. Además equiparon las casas con los muebles y enseres típicos de las casas japonesas. Las pruebas con las bombas incendiarias comprobaron que todo el material, la madera, el cartón y por supuesto el tatami y el shoji ardían muy fácilmente.

Además de Tokio, también se montó en Dugway un auténtico suburbio de Berlín.«El barrio alemán,» como es denominado oficialmente en los mapas desclasificados del Dugway Proving Ground del ejército de Estados Unidos, construido por la Standard Oil en 1943. Este barrio jugó un papel crucial en uno de los proyectos de este campo de pruebas. Conseguir la incineración efectiva de las ciudades del este de Alemania y de Japón para terminar con la Segunda Guerra Mundial…

El gobierno militar estadounidense necesitaba comprobar el efecto mortífero de sus nuevos materiales de guerra que quería aplicar en el bombardeo a sangre y fuego de la Alemania nazi.

Era necesario bombardear los grandes núcleos urbanos de población, para romper así el apoyo social de la población hacia el régimen. Atacar ciudades con la mayor capacidad mortífera que fuera posible. Para ello, era necesario disponer de un banco de pruebas, que asemejara los detalles constructivos de las ciudades típicas alemanas en cuanto a distancia entre edificios, materiales de fachada y tejados, tipología de ventanas, etc.

Algunas de Las conclusiones fueron que el mejor método de destrucción era el bombardeo con bombas explosivas para destruir puertas, ventanas y techos seguidos de un bombardeo con bombas incendiarias para facilitar el ingreso del fuego al interior y que incinerarían todo lo que había dentro de las casas y edificios.

Aunque las bombas no podrían destruir las puertas de acero de los refugios antigases en los sótanos de los edificios, el fuego causado por el fósforo y magnesio de estas bombas sería tan intenso que abrasaría o cocería literalmente lo que estaba en el interior de los refugios aunque las puertas estuvieran cerradas..

En febrero de 1943 también fue construida una pista de aterrizaje de 5200 pies de largo. Fue levantado un hospital con 75 camas, médicos y enfermeras, el centro de pruebas estaba a tope de funcionamiento y se pusieron en marcha también pruebas para el uso de morteros con proyectiles químicos que fueron probados contra animales. Luego fueron incorporados los presos de las cárceles de Utah para completar las estructuras que los diferentes tipos pruebas requerían.

Años después, en Dugway se hacían pruebas con gases nerviosos como el sarin, tabun y soman, aparte del tristemente conocido como «agente naranja», ampliamente usado en la guerra de Vietnam y que tantas secuelas terribles causó en los soldados que estuvieron expuestos.

En definitiva, Dugway era un centro de experimentación militar, que durante décadas investigó y puso en marcha lo peor de la maquinaria de la guerra, esa guerra sucia centrada en causar un mal tremendo al enemigo a través de la utilización de horribles agentes químicos y bacteriológicos.

Si intentas encontrar un lugar donde se concentran las sustancias biológicas y químicas más peligrosas de la Tierra, entonces está aquí.

 

podcast sobre el rayo de Brescia en Italia